17 abr. 2007

Existencía y compromiso.

Por muy adversas que lleguen a ser las situaciones, no podemos dejar que la vida nos viva, hemos de vivirla nosotros. Si caemos una y otra vez no debemos luchar por caer, luchemos por aprender a levantarnos. No intentemos controlar las situaciones que son incontrolables. Si tenemos aún dudas, por qué no acordarnos de la muerte, hermana gemela de la vida…Ella nos va a recordar nuestra humildad porque ante la muerte todos caemos, sin distinciones de ningún tipo. Recordarla, tenerla presente, siempre nos va a hacer bien.
Ella es la maestra que continuamente nos susurra al oído: "Carpe diem", es decir, vive la vida en el aquí y ahora, sin dejar situaciones inconclusas, pues no sabemos que llegará primero, si la muerte o el próximo día.¿Es esta una visión pesimista de la vida, que nos sume en la angustia y el terror continuos? Muy por el contrario. Nos permite una vida plena fluida, pues al no saber en que momento ha de llegarnos, evitamos por un lado el dejar asuntos pendientes y por otro minimizamos nuestra personal importancia. Al ser conscientes de que nada es permanente, nada se pierde sino que todo se transforma, despertamos al hecho de que nada es independiente sino que todo es inter-dependiente con todo y todos.

En conclusión las cuatro tareas básicas para experimentar con plenitud la vida y por tanto la muerte son: 1) darnos cuenta de que el sufrimiento existe y que se puede transformar en una experiencia de plenitud; 2) mantener una comunicación con nosotros mismos y con los demás, donde nos expresemos con todo nuestro ser y fundamentalmente con nuestro corazón, lo más compasivos y libres de apego que podamos; 3) prepararnos espiritualmente para la muerte, lo que implica el ser capaces de vivir en el momento presente, sin dejar situaciones inconclusas que sólo han de constituir un lastre que aumentará nuestro dolor y sufrimiento y el de quienes nos rodean; 4) encontrar significado a nuestra existencia, sintiéndonos seres plenos a pesar de nuestras imperfecciones, aceptando nuestros errores y perdonándonos expiando, los que podamos haber cometido.

Carpe Diem amigos.

4 comentarios:

Amate dijo...

Un mensaje muy POSITIVO y realista para comenzar la semana!

Amate dijo...

Un mensaje muy POSITIVO y realista para comenzar la semana!

cucoalmeria dijo...

Si cierto, hay que pensar siempre en positivo, lo negativo ya viene solo. Un saludo.

maki dijo...

Que bonitas palabras en esta mañana q te leo iria , un mensaje realista, veo q ves muy bien la vida , me gusta mucho como escribes puesto q sabes describir lo q sientes

muy bonito de verdad

gracias

besos :)