24 oct. 2007

Sin cuestionar

La vida propone y una no siempre puede disponer, yo por ahora me encuentro en este trance. Y ahí sosteniendo, han ido y van pasando los días. De la tremenda oscuridad del principio he ido pasando por etapas de tonalidad diversa, mayor, menor, intermedia, otra vez mayor, menor…Dolor, miedo, rabia, incertidumbre, esperanzas…
Ahora, los rayos de luz se filtran más continuos por mi ventana, con todo y eso, no acaba de entrar la luz a mi vida, sigo rayando el sol y sé que han de pasar aún unas semanas para que pueda ir irrumpiendo, mientras tanto la incertidumbre va dando mordiscos a mi corazón, minando mi estado anímico o agriándolo según se tercie. A pesar de ello, en algunos momentos me invaden ráfagas de felicidad. Supongo que eso es la vida, un camino discontinuo…Y en esta mi ruta hay baches, cunetas, piedras, obstáculos… y también alegrías, bastante amor… y fuerza para resistir.
Ya lo dice el poeta: caminante no hay camino se hace el camino al andar.
Y ahí he estado y estoy haciendo trayecto, esta vez con desmesurados “inconvenientes” o piedras demasiado grandes, dolorosas…de esas que causan angustia, desconsuelo.
De cualquier forma como no todo es cuestión de actitud ahí me encuentro teniéndolo todo y no teniendo nada…No teniendo nada y teniéndolo todo.