24 ene. 2008

Caótica.

Buenos días o buenas noches (yo que sé si no duermo). No iba a escribir nada ya que estoy en un estado…desastroso, vaya siéndome fiel a mi misma rabioso. No acabo de salir de mi caótica salud, empiezo a recuperarme y ¡cataplum! Otro bajón en el negocio, se me agotan los recursos la imaginación y lo que es peor, los prestamos bancarios. Sí ya sé que hay millones de personas peor que yo, pero ahora mismo no puedo pensar en ellas sino en mi y los míos. Lo contrario seria hipocresía y a ver que seguramente lo sea en momentos concretos, pero sin ser muy consciente de ello, siéndolo me parece el colmo de la desfachatez. Así que beaterías las mínimas que no estoy por la labor y de vez en cuando también tengo que sacar a mi monstruo que se airee.
No voy a entender determinadas situaciones nunca. La tontuna humana y las ganas de ponernos zancadillas entre nosotros, me supera. Esto viene a cuento de la zona donde vivo, un pueblo a unos cuatro kilómetros de Almería capital, aquí tengo mi restaurante, evidentemente no es el único, hay tres más cercanos, un chino y otro algo más lejano, aparte de tres bares muy adyacentes.
Bien; la cuestión es que como todos sabéis han subido los alimentos básicos, por tanto mis proveedores me suben y yo me veo en la obligación de subir (si no quiero perder dinero), pero he aquí la madre del cordero! No puedo porque los barecitos de al lado han puesto menú y además un Euraco más barato que nosotros y no sólo eso sino que mi más directo competidor (otro restaurante de los limítrofes) me amenaza con bajarlo y equipararlo a los bares…estoy perpleja y muy cabreada porque además me consta que los restantes no van a subir, sólo por fastidiarse unos a otros. Sí claro esto es la ley del mercado, joder y no seria mejor ponernos de acuerdo todos puesto que todos estamos perdiendo dinero, ea pues no lo adecuado es pisar, trepar, hostigar aún y a costa de perjudicarse uno mismo.
Total tengo un Cola Cao mental de órdago, estoy cansada, muy preocupada por el rumbo que próximamente tomen los acontecimientos, desganada, apática y yo que sé que más…es que ahí están los ahorros de dos vidas (la de Ra y la mía, que por cierto ya no somos muy niños, él llega a los 50) y duele ver tambalearse lo que tanto trabajo ha costado levantar… entre otras cosas por la jodida codicia humana.
Esta vez sólo saco dos cosas buenas: la ilusión y el apoyo incondicional de mi hija y mi yerno (una vez más) y la mala hostia, que en estás situaciones es necesaria por que no pienso ir de Santa Teresa del Camino Seco y Las Mantas Paduana, primero no soy santa y luego tampoco lo pretendo y para rematar no me da la gana coger un bajón (tipo depresión). Me pongo manos a la obra y no es que me crezca con los problemas, ¡válgame el Cosmos!, es que voy a hacer como mi perro, si no llego, salto…seguramente tenga más posibilidades de alcanzar el hueso y de no tenerlas que no sea por no haber probado.


Dejo una preguntilla para quien me la quiera responder.
¿En situaciones complicadas cuándo vuestro mundo particular se tambalea y amenaza con derrumbarse os preocupan con el mismo ímpetu los problemas ajenos…los qué no os atañen directamente?

17 comentarios:

Luni dijo...

Siempre saco tiempo para arrimar un hombro a los problemas ajenos aunque yo nade en ellos. Pero también te digo que estoy siempre que vea que son problemas de verdad pero cuando son gilipolleces o cosas de la hijoputez humana, paso, le den por culo nena, lo primero eres tu y los tuyos.

Y dicho esto: MIL FELICIDADES, MIL BESOS, MIL ABRAZOS DE COLORES Y DE TODOS LOS SABORES y mil perdones por no haber estado el día de tu cumpleaños, estaba fuera. Lo siento jo :-(

Ánimo tesoro, todos los problemas se solucionan y lo bueno es que no estas sola, tienes a tu hija, tu yerno y un trocito de todos nosotros para animarte.

Suerte!
Muuuuuuuuuuám

Mariano Zurdo dijo...

Cuando a uno se le mueve el suelo bajo los pies es complicado fijarse en los problemas ajenos. Encuentra uno fuerzas para los problemas cercanos pero cuesta a medida que se van alejando. Yo creo que es algo muy humano. Bueno, y algo muy individual, porque es cierto que hay personas que son capaces de echarse el mundo a la espalda les pase lo que les pase.
muchísimos ánimos, todos los ánimos.
Besitos/azos.

Deshabitado dijo...

Dicen por ahí que el caos es un orden por descifrar, yo estoy totalmente de acuero, y más.

La respuesta es simple. A nadie le preocupan los problemas de los demás como los propios, es imposible. Te puedes solidarizar, o lo que sea, pero si tu espacio vital esta asegurado, la preocupación se convierte en utopía. Entraría en juego la lástima y esas cosas, pero a mi esto último me parece horrible, la propia, y la ajena. Resumiendo, no.

juan rafael dijo...

Sin exagerar, a un radio de 50 mts. tendré seis tiendas que venden lo mismo. La solución: ser especialista en determinado género. Otra sería no pagar alquiler, pero eso es una utopía.
Y no voy a hablar de hosteleria porque soy muy crítico al respecto.

Iria dijo...

Estoy cansadísima, he llegado no hace mucho…me voy a dormir, no sin antes agradeceros a los cuatro vuestros comentarios y sobre todo la respuesta a mi pregunta. Espero tener un rato mañana para visitaros y comentar.
Gente, gracias porque yo es que ahora necesito respuestas, ánimos, palabras agradables, distracción…se agradece, de corazón.

Besos a todos.

Jovekovic dijo...

La respuesta a tú pregunta es NOOO.
Ánimo...qué todavía me he de comer una escudella con carn d'olla en tu restaurante;-)*

Pluskys dijo...

Respondiendo a tu pregunta te diré que no. Yo siempre doy prioridad a los míos. Siento mi egoísmo.

Respecto al tema del negocio, es algo que conozco medianamente bien. Mi familia se ha dedicado toda la vida a la hostelería y hemos tenido negocios similares. Con esto quiero decir, y lo comento también como cliente que lleva comiendo fuera de casa unos 10 años, que lo importante es la calidad de tu servicio (género, trato,...) más que el precio. Yo prefiero pagar uno o dos euros más (de hecho lo hago) en un sitio donde me van a dar de comer en condiciones, con buen trato y tiempo aceptable (cuando como al medio día con el tiempo justo). La gente con la que como habitualmente piensa igual que yo. Espero que te sirva de ayuda.

Besos y muchos ánimos.

cucoalmeria dijo...

Estas en tus derecho de preocuparte de tus problemas y de los tuyos y olvidar el resto del mundo que te rodea, a mi me pasa. Primero soy yo y los mios y despues los demás. Tu eres luchadora y si quieres puedes superar tu bajón, asi que dale caña a la puta vida esta y riete de la vida. Por cierto un barecito, ya me gustaria pasar a dar una vuelta, je. Besos paisa.

Mili dijo...

Isabel
Voy de bajones en subidas continuamente, tendo mis cosas...
No esperaba ver esto, si me preopuca tu sitación, aunque ciertamente no debo dejar que me desastibilice.
Mi Pichingüina, tienes mi amistad, cariño y apoyo..
Intentaré hablar contigo esta noche.
Te ajolovio mi niña.
Mili

Desesperada dijo...

querida, cuando a mí me sale un grano, el mundo entero se detiene en él... somos así, me temo. aunque creo que en el fondo todos tenemos nuestra capacidad de empatía muy desarrollada, pero es curioso cómo hay cosas que nos tocan más que otras, ¿verdad?

azzura dijo...

La verdad es que sí, Iria.. en esas ocasiones parece que todo, por completo, se complica. Si pienso de forma mas positiva, todo va pasando poco a poco y luego veo que no era para tanto.
Un abrazo! que tengas una muy buena semana

Iria dijo...

Jodido tiempo jugando siempre en contra...mañana tengo medio día libre...ya os voy leyendo y os contesto a todos. Es un lujo esto de la blogosfera...

Ana dijo...

Por aquí ando Iria, aunque sólo entro a mirar mis correos, no tengo tiempo para la blogosfera en estos momentos. Te envío todos los ánimos del mundo, saca tu cabreo como te dé la gana y deja que cada uno se responsabilice de lo suyo, que tú ya tienes suficiente y de sobras con lo tuyo. Estoy de acuerdo con Pluskys: especialidad, buen servicio y calidad: sé la única en tu zona de "algo"... ya lo encontrarás.
Cuando tenga tiempo pa "rascarme" jajajja, te llamo. Un enorme abrazo

La interrogación dijo...

Vaya, chica, qué asquerosa es la gente. Codiciosa y avariciosa, repito asquerosa.

Respondiendo a tu pregunta, yo te mentiría si te dijera que me preocupan igual las cosas cuando yo estoy a punto de perder el equilibrio. Eso es supervivencia y solemos comportarnos egoistamente pues siempre piensas: "bastante tengo con lo mío" y sigues dándole vueltas a tu coco y a tus circunstancias.

Espero que salgas del atolladero y que el restaurante remonte a ver si todo mejora.
La verdad es que me encantaría conocerlo pero me pilla un poco lejos. Si alguna vez voy por allá, te avisaré.

Besos y muchas gracias por tus palabras de ánimo. Me transmites tanto cariño que todo lo vivo más intensamente. Gracias.

BELMAR dijo...

iria belmar !!

Sole dijo...

Iria: Si, me afectan mas los problemas de otros, que los mios. Cuando siento que el agua a mi me llega al cuello, sé que tengo a mi madre. Cuándo veo que es a otros que les llega el agua al cuello, intento por todos los medios ayudarlos...aunque me esté ahogando en los mios.
Abrazos enormes!!!!!!

Anónimo dijo...

cuando el tema se tuerce más de la cuenta, hay que intentar tener calma, yo nunca lo consigo.

saludos