15 dic. 2008

Arrogancia

Los engreídos creen estar tocando el cielo con sus manos. Predican desde el púlpito y pocas veces se acercan a la gente ajena a su nivel. Y es que les cuesta un exceso bajar del pedestal. Tienen miedo que el superávit caiga y su imagen se devalúe. Su seguridad se basa en su mentira, en su entorno. Tan ficticio como ellos.

13 comentarios:

Ana dijo...

Conozco eso....

Moisé dijo...

fuf la arrogancia, tengo un amigo que rebasa todos los limites de la arrogancia, y ciertamente creo que es un problema mental ya que quien lo padece muchas veces no se da cuenta de hasta que extremo lo es.

La arrogancia normalmente va acompañada de grandes dosis de fanfarroneria.

Un saludo y un bezito

Isabel dijo...

Y quién no conoce la soberbia o cualquiera de sus derivados. Todos Ana, todos en mayor o menor medida. Reconocerlo es el paso. La equivalencia… me escuece, luego me puede sanar. Partiendo de esta base la explicación es sencilla hay diferentes tipos, grados, de arrogancia o soberbia o altivez…evidentemente unos mas nocivos que otros.
Las energías nos mueven, el amor, el miedo…El soberbio tiene miedo de ser rechazado por los demás. Si es rechazado no sirve y de no servir tampoco es querido y entonces desconfía te ve como una “amenaza”. Solución: me alzo sobre ti para que no me lastimes.
Lo que yo saco en claro es que me molesta la soberbia por ese alejamiento. “El soberbio me rechaza, no sirvo, no valgo”. Y esa es la lectura.

Besos.

Isabel dijo...

Bueno Moisé, como le decía a Ana, arrogantes somos todos en una medida u otra. El problema es no ser conciente de ello y por tanto rebasar esos límites a los que tú haces alusión, por eso mismo, por la inconsciencia. Entonces el altivo se coloca en su pedestal a sí mismo y espera que tú (los demás) estés debajo adorándole…y claro no es plato de buen gusto para nadie...cansa y duele.

Besos y Kisses.

Moisé dijo...

ya si, todos somos en mayor o menor medida arrogantes, pero no se yo hasta que punto lo puedo llegar a ser... Como te calificas a ti misma?... Me podrias decir cuanto de arrogante eres? yo te contesto despues :P

Isabel dijo...

Jajajajaja menuda pregunta. Me gusta, supone un reto que me hará bien.
Cómo me califico? Evidentemente, arrogante. En un ranking del 1 al 5 estoy entre el 2 y el 3.
Te explico: miedo a ser rechazada, no servir, que no me quieran.
Como me siento amenazada me elevo/alzo sobre el otro para que no me lastime. No hay más es mi coraza (una de mis corazas) y un acto mecánico. Algo así como, yo no valgo para ti, pues tú tampoco para mí.
De otro lado me echan para atrás los soberbios ¿qué quiere decir esto? Que aunque sea en menor medida yo también lo soy. En psicología esto seria una proyección, es decir, el sujeto expulsa de sí y localiza en otro sentimientos, deseos, que no reconoce o rechaza de sí mismo.
Ea qué te parece?

Moisé dijo...

Bueno no sé, la arrogancia es un defecto para cualquiera, no se si te has equivocado o no, pero yo entendí arrogante en tus palabras como un sentimiento de superioridad, no te imagino reprochándole a alguien tu "superioridad" ni ensalzándote costántemente de tus logros y victorias.

me equivoco yo o te equivocas tú?

(lo digo porque quizás te expresaste mal :P)

yo no me comporto de manera arrogante con los demas, algo cuando escribo y mucho cuando pienso, pues pienso en mi, escribo para todos y actuo para los demas.

un kiss y perdona por las preguntitas jijiji.

Silvia dijo...

Cuánta razón. La arrogancia no es más que el mecanismo de aquel que siendo inseguro impone su frágil razón.

En verdad, he tenido discusiones con gente y aunque antes intentaba imponer mi opinión, cada día más opto por dejar de discutir pues sé que diga lo que diga, no voy a convencer a nadie.

un saludo, Isabel.

Isabel dijo...

Efectivamente lo entendiste bien, es una forma de interpretar la vida desde la ficticia superioridad que muchos se otorgan y que para mí solo tiene un nombre soberbia.
Yo en ese aspecto no lo soy, nunca me he creído superior a nadie, ni tampoco inferior o quizá inferior alguna vez sí.
Ensalzar mis logros, bueno constantemente desde luego no. Es más es algo que fastidia que otros hagan con tenacidad, principalmente por lo aburrido y cargante que resulta.
Supongo que me expresé mal, no en el post, sino en los comentarios por la confusión que pude crear al no querer quedar exenta de mi parte de culpa.

Ya sabes, suelo escribir en caliente, sin pensar mucho, dejándome sentir y cuando escribí el post estaba enfadada con una parte de mi entorno que me muestra su soberbia (superioridad) desde la más absoluta certeza de creerse mejores que yo. Dándome la imagen de falsos semidioses subidos en sus torres de marfil arrojando de vez en cuando limosnas al pobrecito inferior (eso cuando no ignorándolo) que para mas inri no les hace saber lo divinos y maravillosos que son (vaya que les hace la pelota o no al menos tanto como ellos quisieran).
Y en estas estaba cuando me salio la entrada, de cualquier forma sigo en las mismas. Sigo sintiendo que este tipo de personas van de mejores y superiores por la vida rodeándose de su corte de aduladores para sentirse aún mas seguras y dejando entrever una más que dudosa humildad tan ficticia y falsa como ellas, porque tienen miedo a no ser tan importantísimos como ellos creen a que se descubra la mentira que se han edificado y creído. De ahí que necesiten a su corte de lisonjeros, para que su mentira no les de en la cara.

Solo quería expresar eso, mi aversión a este tipo de personas engreídas, altivas, soberbias y arrogantes. Aduladores con los que creen superiores (o iguales a ellos) y falsos magnánimos con los inferiores para que su imagen no decrezca.

Me disculpas porfa por semejante tocho, pero he creído necesario hacerte la aclaración.

Me encanta tu último párrafo “algo cuando escribo y mucho cuando pienso, pues pienso en mi, escribo para todos y actuó para los demás” porque me muestra el equilibrio perfecto entre humildad y arrogancia.

Besos/ Kisses.

Isabel dijo...

El tocho anterior es para Moisé. jajajaja pobrecito la que te he montado.

Isabel dijo...

Silvia: imposible no estar de acuerdo contigo por lo hábil de tu comentario. Gracias.

Besos.

Moisé dijo...

nada nada, estás perdonada, y comparto tu aversión a estos seres, no puedo relacionarme con ellos, me cuesta hasta mirarlos.

Este sabado tuve esa sensación, me acerqué a tres conocidos que estaban hablando entre ellos y dos de ellos desprendian pestazo a "superiores", hablaban muy bien de ellos mismos y el uno a el otro se adulaban constántemente, pero hay una regla que no suele fallar y es...

Dime de que presumes.....

vezozzz

Mili dijo...

Muy Cierto Isabel!!