13 abr. 2007

Sabiendo que estoy herida.

Primeras horas de la mañana y aquí estoy, sin saber muy bien que voy a escribir, aunque con el ánimo de hacerlo. Escribir para mí es una terapia, una vía de escape, una forma como otra de soltar lastre, a veces lo hago desde el pensamiento la reacción, otras desde la emoción la sensación. Y es cuando manda el corazón que más difícil lo tengo, sí porqué es muy fácil opinar de actualidad, temas controvertidos, escabrosos, polémicos, políticos, chistosos…Ahora bien, cuando se trata de explicar una sensación, una emoción relativa a mi misma me cuesta, creo conocerme aunque supongo que más de una y dos y tres y más me sorprenderé de mi, para mal y para bien. Lo último que de mi misma me ha sorprendido, ha sido dejarme sentir (que no entender, que no es lo mismo) dolor psíquico, que yo confundía justificaba, con rabia con por qué, ¿por qué a mí?, sin pararme a pensar para qué, y cuando lo he hecho es que he sentido el dolor de sentirme ignorada…Sí para una parte de mi familia yo no existo y creo que nunca he existido y eso, una vez asimilado duele y no duele tanto la mano que hiere, como la propia herida y ha sido sabiendo esto que estoy herida, cuando he empezado cicatrizar, para ello he usado una pócima que contenía: ira, rabia, lágrimas, respeto, apoyo, comprensión, mucho cariño y dolor. Bebido el menjunje, he sido liberada, ya que mi mente ha parado y la razón ha dado espacio al corazón.

Nada como dejarse sentir sin pensar sin preguntar, solo sentir.

6 comentarios:

Nathan Kurtz dijo...

“Ira, rabia, el lado oscuro son y una vez que caigas en ellos para siempre gobernarán tu destino”. Lo decía de maestro Yoda y aunque se trata de un personaje de ficción tiene toda la razón. Estos y otros sentimientos parecidos como la venganza y la frustración pese a ser muy humanos, y en ocasiones difíciles de evitar, no aportan nada positivo y te carcomen por dentro hasta que sin motivo aparente te quiebras como la pata de una vieja mesa.

¿Por qué a mi?....yo, como todo el mundo, también me he hecho esta pregunta en alguna ocasión pero lo cierto es que no tienen sentido y es un síntoma de puro egoísmo. Si miramos a nuestro alrededor con atención veremos que hay infinidad de gente con nuestros mismos problemas y muchísima gente que los tiene aun peores y nos damos cuenta que aunque sea lógico hemos caído en el ..”yo mismo con mi mismidad”. Entrar en una fase de “lamerse la heridas” ó “auto consolarse en un rincón” es muy peligroso porque es la antesala de la rendición y ¿Por qué a mi? Debemos cambiarlo por “se va a enterar el mundo de quién es esta” :)

Sobre la familia.....me decía un amigo que es un seguidor casi enfermizo de el señor de los Anillos que las heridas inflingidas por la familia son igual que las de los Nazgul, que nunca cicatrizan y que duelan más cuanto más cerca de ellos están. Con estos reyes caídos no se puede tratar y con algunos familiares tampoco de poco que solo te quedan dos opciones...luchar o poner tierra de por medio. Si, se que no soy de mucha ayuda pero es lo que hay :)

Ana dijo...

Querida Isabel, ya sabes lo que te puedo yo comentar de eso y en ese caso, discrepo de Kurtz, aunque lo entiendo. Pensar que hay otros en peores condiciones que nosotros mismos, la mirada para afuera es una forma de evitar el dolor que nos causa la herida, desviar la atención de ella, lo cual no la cura, pues permanece intacta y en el momento menos pensado, otra circunstancia incontrolable la toca y el dolor vuelve a nosotros. Me duele más un corte en mi dedo que una puñalada a mi vecino. El dolor de cada uno es el dolor de cada uno y para mí, la única manera de aliviarlo y aprender de él es sentirlo, tal como tú has hecho, darle espacio, atención.... no desde el victimismo, no desde la lamentación o el regodeo, sino desde la consciencia de que ese dolor está y me está diciendo algo, como la fiebre cuando hay una infección. Es un síntoma de que algo no anda bien. En nuestra sociedad huimos del dolor y reina el analgésico, para no sentir y lo que conseguimos es sólo taparlo, no curarlo y así vamos acumulando dolores que un algún día tienen que salir por algún lado y así suele aparecer la enfermedad. Tener el valor de mirar y sentir nuestro dolor de frente, sostenerlo con valentía y hacerle caso es, para mí, la única forma de aliviarlo. La comparación con los que están peor que yo, la relativización, pueden ser útiles en momentos de intensísimo dolor que se hace insoportable,como parche momentáneo, nunca como solución definitiva. La huida a través del pensamiento es muy habitual en nuestra sociedad.
Y recuerda que el dolor y el placer son las dos caras de la misma moneda: si niegas tu dolor, te están negando también el placer. Acepta tu dolor sin juzgarlo ni compararlo, sostenlo y dejará paso a un gran alivio y a la alegría.
Besitos Isa
Ana

cucoalmeria dijo...

Mal de muchos, consuelo de tontos, ya sabes el dicho. Asi que grita o haz lo que haga falta, pero todo esta en tu mente para sentirte mejor o peor, si caes te levantas y te vuelves a levantar. hay una estrofa de la oreja de van gogh en su canción que dice " me callo porque es mas comodo engañarse, me caño por que ha ganado la razón al corazón....- Tu no calles, hablar es bueno. Un saludo.

luis dijo...

Poca cosa puedo añadir a los comentarios anteriores...

Salvo que por desgracia en todas las familias pasa siempre lo mismo. Hace años que vivo completamente dsentendido de la mía, quitando a mis hijos, claro está.

Besos.

maki dijo...

Ayyyyyyy iria si yo te contara tb bonita ,si q duele y mucho te deja una marka para siempre dentro de este corazón que todas y todos llevamos ,pero no se puede vivir siempre con ese dolor , compensate en el amor de los q saben dartelo y se tu tb quien lo de , esto ayuda mucho creeme

venga ánimo y ya veras como esa herida aunque nunka se cerrara pero si que menguara

un beso y un abrazo

Mili dijo...

Neni
Al leer ti post, he recordado el resentimietno que no sabia que tenia hacia mi familia, recuerdas? cuando el cumple de mi padre me abrazé a el despues de 30 años.
Aun me siento ignorada, etiquetada, me da la sensación que si no soy yo la que da el paso, la situación vuelve para atras.
Siente Iria...
Llora... Grita.. Rie, intenta sacer todo aquello que llevas dentro, aquello que te hace sentir mal.

Un besote Mi niña
Mili