19 ago. 2008

Way Back Into Love.




La fuerza de la música es solo semejante a la utópica felicidad. Se me ocurre que ni siquiera comparable a un orgasmo, porque después de la tempestad viene la calma y eso le quita vigor. Y es que el ímpetu, la euforia, la vehemencia, el torrente de sensaciones que deja una melodía en el corazón solo es equivalente a la ilusión que produce el amor en su fase esplendorosa, cuando la pasión nos hace volar…
La música es perdurable, eterna…el mejor bálsamo, la mejor pócima, para el corazón…herido o sin herir. Mil y más cosas me producen ráfagas de felicidad…sensaciones, pero pocas en cualquier momento. Ella sí.
Una bonita melodía es al alma, lo que el agua a una flor.



PD. Hugh Grant, es un gran revolcable.

6 comentarios:

Ad astra per aspera dijo...

la música es maravillosa, iria. cómo puede modificar un estado de ánimo, es alucinante! un besiño

Wilde dijo...

Pues si, la música es ya algo demasiado necesario para que los sentidos tengan sentido, al menos, en el plano de la intensidad. Intensidad y orgasmo tienen bastante relación. Buen símil!

Besiños wapita!

Ana dijo...

Suscribo lo que te han dicho Astra y Wilde. Esta canción me ha dejado tierna, lo cual ya voy necesitando...Gracias Iria
BESO

dana kim dijo...

hola!!!

visítanos y si te gusta, esperamos que nos sigas!!

¡Anímate y entra en HOMONOSAPIENS!

Mariano Zurdo dijo...

No puedo oír la canción en la tienda, pero sí compartir tu opinión y la de los comentaristas. Yo es que sin música no podría vivir (tan bien).
Besitos/azos.

Iria dijo...

De verdad gente que la música es elixir para el alma y jarabe para el cuerpo. Veo que todos estamos de acuerdo en el concepto principal.
Muchísimas gracias a todos…en estos momentos, en este periodo, vuestros comentarios son importantísimos para mí. Gracias, porque el saber que estáis ahí me aporta ráfagas de felicidad.