21 sep. 2008

De ladridos y escritura.

El sin sentido de las situaciones. Las cosas que me superan. La vida que me devora. Las explicaciones que me tazmanian. La inconsciencia de las letras. Las mentiras que nos creemos. Las verdades que fabricamos. Los juicios que emitimos. Mis circunstancias que son las que me preocupan. Mi universo que soy yo. Mi realidad que me duele. Mi quietud que me mata. Los consejos que no quiero. El amor que no me tengo. Lo que tanto me molesta del otro y no es más que mi propio reflejo que no quiero ver.

Y eso que no tengo que escribir y escribo y que solo es mi verdadero yo sin la sombra de mi personaje, como diría Moisé la mierda que tiene que salir de mi cuerpo. Sí; por eso escribo para liberar mi mente y mi ánimo, para dejar testimonio de mis reacciones y sensaciones, para que quien me lea pueda dejarme su versión y aportarme un nuevo prisma.

18 comentarios:

Jovekovic dijo...

El prisma de otro no sirve de casi nada, te lo digo por experiencia. Pero la capacidad terapéutica de la escritura está más que demostrada. Escribir para que te lean y te entiendan - o lo intenten al menos-, y te apoyen, es una gran ayuda.
Por si te es de utilidad yo intento entender lo que hay detrás de tus palabras siempre, creo que con razonable frecuencia lo consigo y, por lo demás, aquí estoy, ya lo sabes.
Besos.

Iria dijo...

Hola Jove!
No, no sirve de mucho, pero a veces un comentario de otro bien razonado y expuesto te abre un hueco en la mirada y te aporta una dosis de flexibilidad y objetividad necesarias para equilibrar la balanza del ego. Que luego vuelve a las andadas, siempre vuelve a las andadas. Aunque a base de hacerse reiterativo nos va convirtiendo cada vez más de árbol rígido a bambú flexible.
Por lo demás totalmente de acuerdo. Siempre te he dicho que es un lujo leerte, pero creo que no te he dicho que es mayor el lujo de que tú me leas a mí y saber que estás ahí. Gracias.
Hoy no te dejo besos, hoy te envío un abrazo tan reconfortante como lo han sido tus letras conmigo.

Kurtz dijo...

Como bien dices, la mierda tiene que salir del cuerpo y la mejor forma de sacarla es escribiendo.
Desahogarse de esta forma es increíblemente reconfortante.
Besos.

Moisé dijo...

si, hay que liberarse, yo me tengo que liberar de la nicotina, algun consejo? voy a intentarlo.

Iria dijo...

Kurtz: es un símil perfecto. No tirar los desechos produciría putrefacción. Escribir como terapia es soltar lastre liberando el ánimo y la mente. Poco más se le puede pedir al hecho desde esta perpectiva.
Besos.


Moisé: jajaja que te voy a contar a ti. Liberarse de las adicciones es tarea dificilísima y lo hagamos como lo hagamos siempre habrá algún eslabón que nos tenga sujetos a la cadena, No es de las peores la nicotina, las conozco invisibles casi y mucho más nocivas. De cualquier forma "solo" consiste en una toma de conciencia de lo que queremos y luego debemos hacer... no hay consejos que valgan.
A modo de ejemplo te diré que soy fehaciente y consciente…que se le va hacer.
Así que suerte, conciencia y a por el toro.
Besos.

Iria dijo...

fehaciente y consciente fumadora (claro) si es que a estas horas...

Moisé dijo...

pues yo tengo que dejarlo urgentemente porque tengo la garganta irritada y jodida desde hace tiempo.

maldito vicio.

Lo intentare con chupachups

Ana dijo...

Iria, tú tienes mucho arte escribiendo, cuando lo haces surge tu artista, tu creatividad y además eso te alivia, pero la mierda que todos llevamos dentro no desaparece por el hecho de vomitarla en el papel (o en el teclado). El alivio es momentáneo, y si vuelves a comer mierda, volverás a sentirte mal. Lo que quiero decir es que esa mierda es parte de nosotros y si simplemente pretendemos sacarla, por un lado es que no aceptamos esa parte nuestra y por otra, si no ponemos atención en dejar de comerla...se reproducirá una y otra vez hasta el infinito. Claro que si el resultado es el placer de leerte, egoístamente, sigue...
UN beso

Silvia dijo...

Es curioso pero resulta que los grandes genios de la literatura escribieron sus mejores obras en sus peores momentos y un claro ejemplo es Kafka, que lo hizo desde un sanatorio de Praga cuando la depresión, tuberculosis e hipocondría empezaron a ahogarle.

Y bueno, puedes soltar y puede volver la "mierda", pero piensa que si siempre se queda dentro al final la puerta de expulsión será mas dificil de abrir, pues cada día chirriará más por falta de uso.

saludos!

Wilde dijo...

Yo creo que lo que has escrito en esta entrada lo firmaría el Sabina de su buena época encantado. Soberbio Iria.

besiños!

Iria dijo...

Moisé: Ea pues mucha suerte y venga! que lo primero es la salud. Te lo digo por experiencia, la mía es un desastre...aunque estoy empezando a cuidarme y la verdad es un gusto.
Besicos.


Ana: me gusta eso que me dices de que tengo arte escribiendo.gracias. de cualquier forma ya sabes que yo no lo creo así…supongo que por mi carácter, la neura, las comparaciones, ya sabes…tú me conoces muy bien.
Sé que no desaparece, a pesar de ello como tú bien dices es un alivio, algo así como la primera cura después del mordisco.
Tragar Mierda es casi un acto mecánico, por lo que sentirme bien es tarea difícil, pero no imposible. Yo no solo quiero sacarla a airearse quiero aceptarla como parte de mí, de ese lado oscuro y tenebroso que me acompaña y verla reflejada en letras me ayuda a ser consciente…es una buena terapia.
Seguramente seguiré, más que nada porque a veces la angustia es insoportable y el chip está demasiado bien implantado.
MIL besos….jajajajaja, me encantas.


Silvia: así es, desde la tristeza, la nostalgia, la desesperación, el caos…se produce el nacimiento de geniales artistas. Es propio de tipos de personalidad dramática (para encontrarle sentido a la vida), intuitiva (para captar los sentimientos y pensamientos de los otros), con mucha imaginación emocional y que suele moverse en los extremos.
Soltar la mierda en mi caso es una necesidad…un chip mecánico anexo a mi carácter que no puedo controlar, pero del cual soy consciente… que ya es un pequeño paso para que el chirrido no sea excesivo.
Besos.


Wilde: jajajajajaja me encanta y halaga esto que me dices…la verdad es que tus comentarios son agua de mayo para este blog. Modesta…que soy…Gracias.
Besazos.

Ana dijo...

Amén ;-)

Neurotransmisores dijo...

A veces la mierda se convierte en un buen abono.

Saludos.

Ana dijo...

De acuerdo con neurotransmisores

Iria dijo...

Jajajajajaaja perdonar que me ría pero es que el comentario de Neurotrasmisores es tan, tan, certero que su bingo me ha hecho gracia. Efectivamente compañero, la mierda además de ser un abono natural es estupendo y lo es siempre. Sencillamente porque a pesar de su mal aspecto, olor y tal, después de ser absorbida por la tierra, las plantas germinan con un esplendor diferente, lozano y fresco. Y esta teoría o símil es igualmente válida y aplicable a la mierda que llevamos con nosotros y que aceptándola, asimilándola, sin lugar a dudas nos va hacer crecer mucho más esplendorosos. Naturalmente a nivel interno, de yo conmigo. Tú contigo.
Genial el comentario!!!

Muchas gracias a los dos. Besos.

Wilde dijo...

Pero es un abono que solo funciona bajo tierra. Por algo será.

He leído esta entrada 5 o 6 veces colegui, nunca había hecho tal!

Muy bien, eh!!! Buen finde!

Mariano Zurdo dijo...

Estoy de acuerdo con Jove. Más allá de lo que te devuelvan cuando escribes, la terapia de la escritura radica en las propias manos que cogen el bolígrafo o aprietan las teclas.
lo cual no quiere decir que no aprendamos de los comentarios de los demás. Yo lo hago todos los días.
Besitos/azos.

Iria dijo...

Mi querido Wilde, ante todo gracias por la deferencia. Ya sabes que me encantas y no tengo ningún problema en decírtelo…es más decir públicamente lo que otros te inspiran (siempre que no se para hacer daño) es un lujo que deberíamos tomarnos todos. Creo que eso haría del mundo un lugar mucho más encantador…en fin yo y mis demagogias.
Y efectivamente el abono al igual que la mierda que nos acompaña solo funcionan bajo tierra y la explicación es igualmente simple, si no absorbemos, asimilamos, aceptamos, en nuestro interior, para nosotros, nuestro lado oscuro, nunca nos vamos a querer como nos merecemos y evidentemente nuestra luz brillará menos por lo que pasaremos por la vida muchas veces, casi siempre de forma inconsciente siendo opacos y yo prefiero ser transparente conmigo misma… y la verdad es que tampoco tengo inconveniente en serlo con los demás a pesar de que no gusta… tú sabes, para gustos colores.

Feliz domingo!!! Y por supuesto Besos.


Mariano: totalmente de acuerdo contigo…no puedo añadir nada más. Muchas gracias por tu comentario.

Buen domingo. Besos.