5 sep. 2008

Miradas.


Cuando la desesperación es la única amiga que le queda.
Cuando el desasosiego camina por su vida haciendo estragos en su espíritu.
Cuando esa dama altanera, la incertidumbre va arrasando a su paso minándole el terreno.
Cuando la esperanza pierde su brillo, haciéndose tan opaca que parece negra. Cuando la adversidad destaca y el dolor ya no duele.
Cuando todo esta perdido y bien poco importa vivir o no.
Entonces, ni su propia voluntad ni ninguna fuerza oculta pueden ayudarla.
Exclusivamente podrán los ojos de ellos, de esas dos personas que componen su universo ella y él… o el reflejo de su propia mirada en la de ellos.
Solo sus miradas cariñosas, tristes, suplicantes, solidarias, entusiastas, enternecedoras y únicas solo, ellas la amarran a la vida.
Y el negro sigue siendo tan oscuro como siempre y la angustia no se evapora y la desazón la sigue acompañando, pero su furia aumenta y se vuelve a agarrar con fuerza al camino porque tiene la certeza de que a ellos les importa y la evidencia del amor correspondido.
Y es que las miradas nunca mienten y mientras ellas no mientan la vida tendrá sentido…a pesar de todo.

18 comentarios:

Ana dijo...

¿Y tu propia mirada? ¿qué te dice?

Iria dijo...

La mía…que esta cansada, muy cansada, tanto que se sentaría al borde del camino y se dejaría pasar…de cansancio.

Ana dijo...

Puedes elegir hacerlo....

Iria dijo...

Si puedo…Son palabras y necesito de ellas aunque sean armas de doble filo, por eso escribo…Quizá libertad es la nada porque todo nos condiciona o libertad es no auto imponerme ningún control, ni muros, ni vallas, que me impidan demostrar lo que ahora mismo siento. Hoy creo que mi libertad es el amor. No puedo explicar lo que siento. Simplemente puedo sentirlo. Libertad también es poder tomar mi propia decisión…la mía por ahora es sentir ese amor que quiero y estoy viendo.


A veces Ana las palabras son peligrosas, ya que ellas son libres y las interpretaciones no. La realidad cambia con las circunstancias. Y mi verdad no es única, de creerlo estoy equivocada.

Ahora, hoy por hoy quiero aferrarme a la vida a través del amor y no quiero y soy consciente de ello, sentarme al borde del camino y descansar eternamente. Le haría demasiado daño a los demás y especialmente a mí misma…así que me inyecto la adrenalina que me dan y sigo caminando aunque sea en la oscuridad con la tenue esperanza de que la luz volverá a brillar y la certeza de que ellos me habrán ayudado a llegar y yo a ellos…Un trueque perfecto amarlos a y amarme a mí misma gracias a la ayuda que ahora que los necesito me están prestando.
Ya te digo solamente puedo sentirlo y necesito expresarlo.

Besos.

Ana dijo...

Siento rabia y enfado en tu respuesta. ¿Qué coño te pasa? ¿acaso te he dicho yo que no lo expreses o que crea que no lo debas expresar? nada más lejos de mi intención que decirte lo que debes o no debes hacer. Sólo apunto a la libertad de elegir por tí misma como comentario a tu post.

Iria dijo...

Bueno; rabia…claro, leída tu entrada tras tu primer comentario, malpensá que soy, pues me he justificado, lo que quiere decir que me he sentido agredida (palabra esta muy fuerte, no obstante cierta). Es necesario que te aclare que no es agresión tuya sino mía, por hacer las cosas, en este caso soltar las palabras dejándome ir. Y luego analizando…pues vienen las madres mías y es que ahí veo mi sensación de no valía y eso duele y duele la falta de equilibrio, el irme de un extremo al otro y duelen las situaciones y sin ellos no me seria nada fácil y me vuelvo egocéntrica y no quiero hacerlos responsables, pero ahora mismo sola me seria imposible…igual les estoy echando un peso encima aunque si es así no es mi intención y no soy consciente de ello.
Ya ves acción_reacción…así es la vida, algo como un chip mecánico.
Sabes qué te digo; que ahora mismo no sé nada.

Mil besos sin rabia.

Iria dijo...

ahhh olvidé decirte que ahora mismo me pasa de todo.

Ana dijo...

Curioso que hayamos escrito en los polos opuestos con pocas horas de diferencia, pero... yo prime!!! jeje! Y es que te conozco como si te hubiera parido, coño!! Ya sabía yo que te pasaba algo, algo con respecto a lo posts, que de tu situación actual ya sé que lo estás pasando muy mal.
Iria, siempre que te he querido decir algo lo he hecho directamente. No necesito publicar un post para ello.
¿te queda claro que te quiero?
Mil y UN besos

juan rafael dijo...

Bueno, os dejo que habléis Anay tú.

La interrogación dijo...

Hola Iria
Tan interesante me ha parecido vuestro diálogo que casi lo podías haber puesto en el blog, como una entrada, jajaja

Te mando un abrazo con el poquito tiempo que tengo, menos es nada.

Un besito

Moisé dijo...

ana dijo:

¿te queda claro que te quiero?
Mil y UN besos



que bonito, me quedo con eso.

Ad astra per aspera dijo...

es cierto que el diálogo es impresionante. Iria, forza!

Neurotransmisores dijo...

Después de la tempestad viene la calma.

Saludos.

Moisé dijo...

Que exagerada eres iria, me sonrojas jajaja

un saludo ;)

Iria dijo...

jajajajajaja de eso nada Moisé...así muy vehemente sí. y es que chico mi debilidad es la gente que tiene los píes en el suelo y llama a las cosas por su nombre, ahí con dos witos. Genial tío, simplemente GENIAL.

Iria dijo...

Muchas gracias a todos/as por vuestras aportaciones. disculpas por seguir dispersa, inmersa en mis mundos de Yupi, espero volver poco a poco sin prisas y con pausas.

Besos repartidos, uno grande para Juan, un abrazo especial para Inte y un yo también te quiero para Ana.

Silvia dijo...

Disculpad que yo también leí con atención vuestro interesante dialogo.

Y en mi modesta, quizás equivocada e insolente opinión, respondo a tu frase: "las palabras son peligrosas, ya que ellas son libres y las interpretaciones no", que las interpretaciones son más libres que las palabras. Y que los demás nunca nos hacen daño, solo nos lo hacemos nosotros.

Intenta limpiar la esperanza, límpiala con cualquier cosa que encuentres por ahí. Te costará, pero es que a veces coge polvo la pobre. Insistiendo verás como vuelve a brillar.

saludos

Iria dijo...

Hola Silvia! Bienvenida y gracias por tu aportación.
Un comentario muy acertado el tuyo porque evidentemente tienes razón. Si las palabras son libres las interpretaciones también, lo contrario seria impositivo y dictatorial. No me expresé bien y rectifico, lo que yo quería reflejar es la libertad de soltar lastre, de dejar ir las palabras sin miedo a las diversas y posibles interpretaciones.
Pero olvide que el acto de escribir, como el de leer tienen su libre albedrío, es decir cada quien escribe según su propio concepto de ver o percibir algunas situaciones del diario vivir, lo mismo que el lector lee e interpreta la lectura según su propio criterio. A eso me refería al decir que las palabras son peligrosas.

Gracias. La esperanza aún no la he perdido, aunque ratos me parezca que sí, no obstante solo es a ratos.

Un beso.