30 ene. 2009

Actos y consecuencias

Dice Eduardo Galeano que “escribimos para cohesionar pedazos” yo comparto su teoría y aquí me hallo aportando ingredientes para esos fragmentos. Seguramente porque este momento de otra forma se diluiría en mi memoria y las letras cohesionaran la situación.
Cien entradas, veintidós meses garabateando en el blog ¡Cómo pasa el tiempo! Y qué poco prolífera que puedo ser, aunque tampoco es caso de escribir sin necesidad.
Nunca pienso mucho lo que escribo, más bien vomito. A veces plasmo ideas, pensamientos y siempre me dominan las sensaciones. Hoy como cada día tengo unas cuantas y no quiero ponerlas en orden, son caóticas fiel reflejo de mi persona.
Desde hace unos días me domina la ansiedad, me atenaza la incertidumbre y no me deja el miedo, el pasado vuelve a mí y eso siempre me ha asustado. A pesar de ello; como mediocre equilibrista, me balanceo entre el valor, la serenidad y la certeza de las cosas bien hechas. En muchas ocasiones he cedido, no he presentado batalla, incluso me han pisado. Jamás me ha gustado guerrear. No obstante hay momentos en la vida que no te dejan más opción que luchar por lo que es justo. Es una acción de responsabilidad para conmigo y además espero ganar. Los actos y las consecuencias son inexorables. Hoy alguien va a recoger el resultado de sus acciones y ahora que cada palo aguante su vela.

8 comentarios:

Ana dijo...

¿Cuál ha sido el resultado? estoy impaciente por saberlo. A cada cerdo le llega su Sanmartin Isabel, de una manera u otra!!

Isabel dijo...

Jajajajaja Ana como molas! El resultado? Muy bueno…digamos que casi justo o justo. Supongo que imaginas de que va el tema, por si acaso te dejo una palabra clave: el difunto.
Hemos ganado Ana, ha ganado Julia (el litigio. y en aplomo y madurez) y con ella lo he hecho yo.
De alguna manera es muy cierto que recogemos lo que sembramos, él siempre sembró tempestades y ayer recogió su tormenta. Cuando menos lo esperaba y a pesar de que solo vislumbraba un esplendido sol en su horizonte, le cayó un chaparrón que le tuvo que empapar los huesos.
No es venganza, es justicia.
Niña y me siento bien, muy bien, por Julia y sobre todo por mí, por no eludir mi responsabilidad, por vencer mi miedo, por no dejarme pisar y mucho menos dejar que pisen a mi hija, por no ser intransigente y sobre todo por tener la certeza de haber actuado en consecuencia, sin rencores, sin ambages, de frente.

Muchísimas gracias por tu interés.
Mil besos hermana.

Ana dijo...

Sí, sabía de que iba el tema, vamos, estaba segura!!! Me alegro muuuuuucho, tienes razón, se ha hecho justicia!!!!

Talio de Tyrone dijo...

Me agrada coincidir en la admiración por don Eduardo Galeano.

Isabel dijo...

Ana.
Gracias, sí yo también lo creo así.

Talio.
Bienvenido. Gracias por tu visita.
Galeano es simplemente genial, mi admiración por él, efectivamente, es profunda.

Angelusa dijo...

Tod@s somos mediocres equilibristas, pasa que de vez en cuando nos armamos de valor y acabamos ganando la batalla. Si no lo hacemos todas ls veces, armarnos de valor, es por miedo. ¿Miedo a qué? A nosotr@s mism@s.

Soy nueva aquí, pero conste que me alegro que al final las cosas, tus cosas, hayan ido a parar al lugar que le corresponde.

Pasa buen día. Un beso

Jovekovic dijo...

Celebro la Justicia. Besos, Iria.

Isabel dijo...

Angelusa.
Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario, somos mediocres equilibristas y el miedo siempre es nuestro y salvo rarísimas excepciones a nosotros mismos, pero claro concilia mucho más culpar a otros.

Muchas gracias por tu afinidad o empatía para la justicia (que en este caso estaba conmigo con nosotras). Así a grandes rasgos te explico: durante años “ex” tuvo malas acciones conmigo y lo que es peor con su hija. Acudí a las batallas con miedo, así me deje ganar muchas y no presenté otras tantas…por miedo. El susodicho se fue creciendo y creciendo y nunca ha dejado de presentar batalla…Esta última se la hemos presentado nosotras, cuando él ya creía haber ganado la guerra y la hemos ganado. Me reitero, que cada palo aguante su vela…si ahora le toca a él, que la agarre con fuerza.

Buena semana. Besos.


Jove.
Gracias. Yo creo que todos, al menos la gente de bien, deberíamos celebrar la justicia. Te remito al comentario para Angelusa de forma que entiendas un poco más la o mi cuestión.

Buena semana y besos.