23 abr. 2008

Maria.

Maria lloraba y esperaba y en la incertidumbre se desangraba y no hacia nada.
Ella se tambaleaba y cada día era más difícil mantener el equilibrio de la vida y de la muerte.
Y entre risas y llantos, entre abrazos, presencias, caricias y miradas se cobijaba.
Tenia todo y no tenia nada, ella amaba, pero no se amaba y se escondía tras la máscara de su egoísmo puro y duro.
Y luego sufría, se arrepentía y se decía que cambiaria y así son los últimos días de Maria…
Incertidumbre, risas, lamentos, espera y buenos propósitos.
Maria se negaba a creer que obras son amores y no buenas razones y en su incertidumbre se perdía. Maria.

No hay comentarios.: