8 feb. 2009

La opción

Pude ver como te quitabas tu máscara
He visto tu cara
eres bonita, serena, tranquila
Me quitaste los temores, perdí el miedo
prometiste llevarme a un lugar hermoso
Yo me dejé ir
me fuí despacio, en silencio, suavemente…
mirando tus ojos inundados en lágrimas
Tú me abrazaste
sentí que tu amor es verdadero
que siempre me has querido…
desde antes de nacer
que todo el tiempo me vas a esperar
siempre vas a estar aguardando por mí
Y entonces lo entendí
no hay opción
no me puedo resistir
sólo amarte
entregarme a ti.

7 comentarios:

Ana dijo...

Vaya tela Isabel, es precioso!! Sospecho que se trata de nuestra querida amiga, no?? esa que siempre nos acompaña y nos enseña el valor de la vida, aunque sea dolorosa (la vida y ella misma). Te lo robo, vale??¿de quién es?
UN beso

Moisé dijo...

yo creo que de ella :P

ya sabes que en temas amorosos no coincidimos aparentemente, aunque en el fondo todo es lo mismo, querer y que nos quieran.


one k.i.s.s.

Silvia dijo...

Tu eres la mujer de tu vida, no te olvides.

Isabel dijo...

Gracias Ana. Pues sí, así es, de ella se trata, de la dama de la guadaña. Nuestra amiga la muerte.
Tú puedes coger lo que quieras corazón. Mujer, made in by Isabel jajaja mía.

Sabes? estoy por aplicármela a la vida.
Mil besos.

Moisé: guapísimo cuanto bueno por aquí. Crees bien, sí señor. Cuando no es mío pongo debajo el nombre del autor. jajajaja ves como sí coincidimos, lo que vale es el fondo...en todo.
Kisses.

Silvia: razón no te falta, una gran verdad lo que dices.
Besos.

Como creo que no ha quedado todo lo claro que yo pretendía, os aclaro que en el post hablo de la muerte y mi percepción de ella.

Como siempre muchas gracias a todos por comentar.

David C. dijo...

wow

Isabel dijo...

David:
Supongo que es una expresión de agrado, si es así, gracias. Si no, también, por pasarte por aquí.

Ignacio Reiva dijo...

Como si entregarse fuese poca opción no? Un abrazo